DG/SVYE/DD004/28-01-2019

En el marco del Día Mundial de la Educación Ambiental que se celebra cada 26 de enero, el Instituto Tecnológico Superior de Felipe Carrillo Puerto colabora con H. Ayuntamiento de Felipe Carrillo, en la jornada de limpieza en el área verde localizada en la calle 99 entre 80 y 82 de la colonia Emiliano Zapata II, realizando actividades de recolecta de residuos sólidos, chapeo, encalado de árboles, entre otros, acciones que permitirá combatir la propagación del mosco transmisor del dengue chikungunya y sika.

En Día Mundial de la Educación Ambiental, tiene su origen en 1975, año en que se celebró en Belgrado (actual capital de la República de Serbia), el Seminario Internacional de Educación Ambiental. La educación ambiental ha sido definida como “la acción educativa permanente por la cual la comunidad educativa tiende a tomar conciencia de su realidad global, del tipo de relaciones que los hombres establecen entre sí y con la naturaleza, de los problemas derivados de dichas relaciones y sus causas profundas”

El Tecnológico de Carrillo Puerto, participó con 16 estudiantes, el profesor Julio César Tun Alvarez, Virginia Pech jefa del Departamento de Calidad y Roger Chan Kauil  del área de Planeación. Cabe mencionar que la actividad forma parte de una serie de acciones que ha establecido el H. Ayuntamiento de Felipe Carrillo Puerto a través de la Dirección de Desarrollo Urbano y Ecología que encabeza Joel Enrique Ciau Calderón.

Es importante señalar que este tipo de acciones permite a la comunidad concientizarse sobre el cuidado del entorno, en virtud que la contaminación ambiental hoy en día es una realidad que debería preocupar al ser humano, siendo tan común encontrarse con desechos en las calles, en la selva, en las lagunas, en las playas.  De acuerdo al Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI, 2010), el estado de Quintana Roo produce más de 1500 toneladas diarias de residuos sólidos urbanos de los cuales el municipio de Felipe Carrillo Puerto aporta 70 toneladas diarias; solo el 1 por ciento de la población clasifica sus residuos y las cifras van en aumento.